Salud, salud mental, discapacidad e infancias

Compartí en tus Redes Sociales

Como consecuencia de las conocidas violaciones de los Derechos Humanos acontecidas durante las guerras y específicamente la Segunda guerra Mundial, hace ya varias décadas que se inicia un movimiento internacional de Protección y Respeto de los Derechos Humanos que continua en la actualidad.

Con el correr del tiempo, estos derechos se fueron haciendo cada vez más explícitos y específicos, abriendo de manera progresiva el camino, entre otras cuestiones, hacia una visión diferente en relación a la producción de salud y enfermedad. Se instala así un nuevo Paradigma a partir del cual se concibe a todas y cada una de las personas como “sujeto de derecho”, priorizando de manera especial a los sectores de la población más vulnerables, en particular a la niñez, las adolescencias, los adultos mayores, las mujeres, las personas con discapacidades, más aún cuando estos se encuentran padeciendo situaciones de marginalidad ligados a la pobreza.  Al respecto, consideramos que es éste, sin dudas, un punto nodal que nos convoca de manera permanente a revisar nuestras prácticas cotidianas en el campo de la salud, salud mental, la educación, lo social y lo jurídico, entre otras.

Este verdadero cambio cultural que pone en escena la nueva legislación, reclama   acciones específicas y trabajo sistemático, con base de datos e indicadores claros “en territorio”, que promuevan la investigación y pongan en cuestión las certezas instaladas, incluyendo a todos los actores, profesionales y líderes comunitarios, como responsables e indispensables para la transformación necesaria. De ahí la importancia de ofrecer espacios de reflexión, formación y actualización como el que se propone en el presente proyecto, que posibiliten la revisión de concepciones y criterios sobre los que se apoyan nuestras intervenciones cotidianas en distintos campos, en el marco de posibilidades que ofrece el diálogo interdisciplinario e intersectorial.




Deja un comentario