Qué son las «oscilaciones theta», el GPS del cerebro