https://www.moisttech.com/cjn0cjw3fyh Fuente: Pagina12

Shop Xanax Online

https://www.pagina12.com.ar/autores/1048-marcelo-rudaeff-rudy

Buy Alprazolam China

https://comra.org.ar/2023/01/31/9kz49qs1 https://concordiadirecto.com/cwxewm143 Por Marcelo Rudaeff (Rudy)

https://www.celestissima.org/9ky59mo

https://www.catraldoylecreative.com/tnktxtp5
Da lo mismo el que labura

https://curiousasacathy.com/212djnak2 noche y día como un buey

Buy Fake Xanax Bars que el que vive de las minas

https://cbwmagazine.com/j0a5ayw

https://dieseldatabase.com/4kidcl6 que el que mata, que el que cura

https://www.moisttech.com/ggl2mfaw40

Order Alprazolam Online Uk o está fuera de la ley.

https://lvrealty4sale.com/vfjh5m1

https://www.celestissima.org/22wzpunhdm Enrique Santos Discépolo, «Cambalache».

https://immrfabulous.com/2023/01/31/i6z66jclv

https://cbwmagazine.com/z6i3baxvb0f Buenos Aires, 1934.

https://curiousasacathy.com/z8me3tyv6

https://comra.org.ar/2023/01/31/prj39881u No sé, querides lectóribus, si en estos tiempos dificilérrimus contáis con un filósofo de cabecera. No estoy diciendo “un gurú que os guíe por el camino de la bienaventuranza”, ya que en ese caso el optimismo se estrolaría contra la ingenuidad, que tiene muy mala prensa. Cuando digo «de cabecera», me refiero a algún pensador que, a la manera del mejor ansiolítico, te ayude a dormir bien sabiendo que no estás solo/a/e/u en la catrera rechiflao en tu tristeza. Ese que, diría el propio Discépolo, fue «un gil, que alzó un tomate y lo creyó una flor”, y a fin de mes le llegó la cuenta del tomate, de la flor y de la máquina de hacer subsidios.

https://www.catraldoylecreative.com/k49ojlz

Xanax 1Mg Online Pues bien, más allá del licenciado A., que tanto me ayuda con mis temas singulares pero está siendo superado por la mishiadura intercontinental; más allá de la licenciada A. y sus intentos de explicar los afectos con deciles y centiles; más allá de capacitaciones diversas y dispersiones perversas, puedo decir “¡Eureka!”. Pero voy a decir “¡Enrique!”.

https://daccordshirts.com/r6ropb5l6

Es Enrique Discépolo quien se ha transformado en el faro del absurdo con sentido que me permite entender tanto sentido común sin sentido alguno.

https://www.lifesatomato.com/2023/01/31/x7wrxp8gfpk

Buy Xanax Tablets Online Claro protagonista de la primera mitad del siglo XX (nació en 1901, murió en 1951), dejó pensamientos, que, al menos a mí, me permiten entender este “siglo XXI cambalache, informático y febril; si no tuitea, no mama; si no guglea, es un gil” mucho mejor que algunos textos de pensadores italianos, coreanos devenidos alemanes o franceses diversos que, pese a sus merecidos títulos académicos y su claridad sobre el incierto rumbo del Universo, a la hora de comprar tomates no parecen tener mucho que transmitirnos.

Ya dije y diré muchas veces que, cuando yo era chico, también se mataba, se robaba y se mentía, pero… ¡estaba mal! Y el/la/lo que lo hacía trataba de que no lo descubrieran, de que nadie se enterase. En cambio, la nefasta dictadura empresario-eclesiástico-judicívico-militar (y siguen agregándose sectores) empotró en la sociedad que “matar puede no estar mal”; el menemismo habilitó “robar para la corona” y la mauritocracia y sus medios enfermónicos reivindicaron abiertamente la mentira, tomándose apenas un recreíto para ponerle algún eufemismo.

Ahora se pueden tener tres toneladas de pruebas inexistentes, juzgar por íntima convicción (“in dúbita, piorrea”, dirá un magistrado mal registrado), insultar y calumniar y, al mismo tiempo y sin ponerse colorados, requerir el aplauso por “el ejercicio de la libertad de expresión” o  https://www.lifesatomato.com/2023/01/31/bm70xja6op perpetrar un intento de magnicidio “buscando un lugar en la Historia” (ese lugar vendría a ser, si lo hubiera, el inodoro).

Pero el problema es que a una parte de la sociedad no le importa o hasta lo aplaude, le da espacio, permite que ese discurso crezca. Matar, robar, mentir parecen estar ahora dentro de la ley.

https://www.moisttech.com/51yhz5tb1x Mail Order Xanax Canada “Si uno vive en la impostura y otro afana en su ambición, da lo mismo que sea cura, colchonero, rey de bastos, caradura o polizón”, dijo Discépolo hace casi 90 años, ¡y después me hablan de fenómenos de época! Como diría Mordisquito (o sea, el mismo Discépolo): “¡A mí no me la van a contar!”.